Tecnología portátil: Cambiando la cara de la sanidad

0

La tecnología vestible demuestra el poder del Internet de las Cosas (IoT) y sus inmensas ventajas, especialmente en el ámbito de la salud. El IoT facilita la recopilación de datos de dispositivos con sensores y pone la información al alcance de la mano, con unos pocos toques en las aplicaciones de su smartphone. En la era de Google Home y Amazon Echo, el IoT nos ha permitido entrar en una habitación y controlar los termostatos, el horno, las luces e incluso los ajustes de la lavandería. Aprendizaje automático puede ayudar a predecir la actividad del usuario, lo que a su vez puede dictar la acción del dispositivo. Esta tecnología inteligente se ha ido introduciendo en el ámbito de la sanidad, dando lugar al "Internet de las cosas médico", también conocido como MIoT.

Durante la última década, hemos asistido a un aumento sin precedentes en el uso de los wearables biosensores-Fitbit, Apple Watch y otros gadgets similares. Allied Market Research proyecta un valor neto de $136,8 mil millones en todo el mundo para el MIoT en 2021. Esto convertiría al MIoT en la categoría más grande, constituyendo un sólido 40%, del total del IoT. Los biosensores portátiles son fáciles de usar y de integrar en el estilo de vida y las prácticas habituales. Mientras que los sensores de pulsera que miden los parámetros básicos (ritmo cardíaco, calorías quemadas) son uno de los tipos más populares de gadget MIoT, el espacio tecnológico ha ido evolucionando continuamente para incluir una mayor variedad de biosensores vestibles.

Sujetadores y plantillas inteligentes

Electrónica integrado en el textil y la ropa, pueden proporcionar una cobertura mucho más completa de los parámetros corporales. Por ejemplo, los sensores integrados en un sujetador inteligente pueden controlar directamente el electrocardiograma (ECG) del corazón, la variabilidad del ritmo cardíaco y las posturas corporales incorrectas. Actualmente se están realizando ensayos clínicos para desarrollar sujetadores inteligentes avanzados que puedan ayudar a la detección precoz del cáncer de mama. El sujetador inteligente se basará en la monitorización de los cambios circadianos de temperatura en la mama y el aumento de la vascularidad de la hemoglobina mediante señales de luz y sonido. Otro ejemplo son las plantillas inteligentes para el calzado, que pueden controlar la fuerza de impacto y la marcha para ayudar a detectar y corregir las anomalías de movimiento en las personas después de procedimientos ortopédicos en la columna o el pie.

Tatuaje tecnológico

Una nueva categoría de electrónica epidérmica que pone en contacto la tecnología portátil con la piel es el "tatuaje tecnológico". Los tatuajes temporales se desarrollaron primero como un diseño adhesivo sobre membranas que imitan la flexibilidad mecánica de la piel. La última versión de estos tatuajes permite el grabado permanente con tintas biosensibles sobre la piel, convirtiéndola en una interfaz tecnológica. Estos tatuajes controlan y cambian de color en respuesta a los cambios corporales en los niveles de glucosa en sangre, los niveles de hidratación y el exceso de exposición a la radiación UV.

Lentes de contacto inteligentes

La última incorporación a los gadgets vestibles es un lente de contacto inteligente. Probadas con éxito en conejos, las lentes blandas, fabricadas con nanomateriales transparentes y extensibles, pueden detectar en tiempo real el aumento de los niveles de glucosa en las lágrimas. Algunas aplicaciones futuras de las lentes de contacto inteligentes serán la medición de la presión ocular y los cambios estructurales en la córnea que puedan afectar a la visión.

¿De dónde viene este auge de la tecnología portátil? Tradicionalmente, las prácticas médicas se han centrado en un enfoque curativo más que en una estrategia preventiva. El aumento del coste de la asistencia sanitaria ha hecho que las prácticas preventivas pasen a ser el centro de atención, y los biosensores vestibles están en el centro de todo ello. Estos dispositivos, fáciles de usar, portátiles y funcionales, ayudan al usuario a controlar su bienestar básico, sin tener que hacer ese viaje a la consulta del médico. En conjunto, la demanda individual junto con la presión para controlar los costes sanitarios fomenta el uso de biosensores vestibles. Accesorios como el Apple Watch pueden, además, llevar la vida digital (redes sociales, correo electrónico, mensajes y actualizaciones) directamente a la muñeca, ganando así puntos adicionales del usuario.

La tecnología vestible ha llegado para quedarse. Sólo va a crecer más y más cada día. Poco a poco, el MIoT está invadiendo nuestro espacio doméstico, como biosensor pasivo. A pesar de su portabilidad, los dispositivos wearables deben llevarse encima y solo pueden medir un número determinado de parámetros. Sin embargo, cuando se combinan con un plan de hogar inteligente, se puede mantener un perfil completo de datos de salud en una nube digital, que puede ser transmitido a su médico en caso de cualquier anomalía importante en el patrón. Los hogares inteligentes pueden facilitar la monitorización pasiva de los fluidos biológicos con mediciones de factores que van desde los hábitos dietéticos hasta el análisis de orina y heces. Los productos sanitarios para hogares inteligentes van desde dispensadores de pastillas inteligentes hasta Entorno doméstico inteligente basado en la nube plataformas, que incluyen robots que pueden indicar a los pacientes que beban más agua si están deshidratados, o ayudar a una persona a pedir ayuda en caso de caída.

Sin duda, facilitar el acceso a las empresas tecnológicas que manejan todos estos datos personales para materializar este futuro conlleva las debidas preocupaciones. Será necesario revisar las políticas federales actuales y las medidas legislativas para la seguridad de los datos y garantizar la protección de la privacidad de las personas. La tecnología vestible en la sanidad será especialmente crucial para las personas con enfermedades crónicas, los participantes en ensayos clínicos y los ancianos, cuyas constantes vitales deben ser controladas con mayor regularidad. Puede que tardemos unas décadas en llegar a ese punto, pero el revolucionario MIoT puede convertirse algún día en el futuro de la sanidad.


Kolabtree ayuda a las empresas de todo el mundo a contratar expertos bajo demanda. Nuestros freelancers han ayudado a las empresas a publicar artículos de investigación, desarrollar productos, analizar datos y mucho más. Sólo se necesita un minuto para decirnos lo que necesita hacer y obtener presupuestos de expertos de forma gratuita.


Comparte.

Sobre el autor

Maya Raghunandan obtuvo su doctorado en Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Minnesota, en las ciudades gemelas de Estados Unidos. En la actualidad, es científica de biología del cáncer en la Universidad Católica de Lovaina, Bruselas, Bélgica. En su tiempo libre, escribe sobre descubrimientos científicos interesantes en su blog sin jerga http://www.sciencesnippets.org/. Porque la ciencia no tiene por qué parecer complicada. Al contrario, debe ser comprensible para todos.

Dejar una respuesta

Expertos autónomos de confianza, listos para ayudarle con su proyecto


La mayor plataforma mundial de científicos autónomos  

No gracias, no estoy buscando contratar en este momento