4 buenas razones para contratar a un redactor médico autónomo

0

A redactor médico es uno de los recursos más demandados actualmente en la industria sanitaria. En cada paso de la investigación médica o del desarrollo de un producto, hay un ejercicio de escritura que puede resultarle familiar. Es posible que haya pasado horas tratando de elaborar un informe de investigación coherente, o días tratando de terminar una solicitud de subvención. Es posible que su equipo dedique un tiempo y una energía preciosos a la elaboración de un documento normativo de 100 páginas. Un redactor médico profesional puede quitarle esas horas y encargarse de elaborar comunicaciones que cumplan las normas reglamentarias, éticas y legales. He aquí 4 formas en las que un redactor médico autónomo puede ayudarle.

1. Documentación reglamentaria/solicitudes de aprobación de nuevos medicamentos  

Los documentos reglamentarios que se requieren durante el proceso de desarrollo de un medicamento son cruciales para el éxito del mismo. Estos documentos desempeñan un papel fundamental a la hora de obtener una aprobación o una licencia para poder fabricar y vender un nuevo medicamento.

Un artículo en el Revista de Investigación Clínica y Diagnóstica dice: "La etapa más difícil de la realización de un proyecto de investigación es la preparación de un protocolo que dé lugar a un documento breve pero completo que resuma claramente el proyecto. Dicha propuesta se considera exitosa cuando es clara, sin errores tipográficos, precisa y fácil de leer." 

A menudo, los expertos y científicos de la organización intentan elaborar estos documentos, pero se enfrentan al riesgo de las incoherencias que pueden surgir cuando varios expertos escriben diferentes partes de un documento. También es probable que los expertos utilicen términos técnicos y jerga sin darse cuenta de que podrían tener que explicar y elaborar para que los revisores sean capaces de leer y entender la propuesta con facilidad. Un redactor médico puede desarrollar una estrategia integral para todo el trabajo de redacción que conlleva, y puede documentar la investigación clínica con coherencia, exactitud y precisión. El formato desempeña un papel fundamental en este caso, ya que los informes pueden haber sido redactados por varios científicos; es tarea del redactor desarrollar y aplicar una plantilla de formato/edición estándar. Los estudios y protocolos de los ensayos clínicos, los estudios con animales, los detalles de la composición del fármaco... todo esto y más tiene que documentarse y resumirse para la solicitud del fármaco. La documentación debe redactarse de acuerdo con un formato específico y unas directrices reglamentarias. Una vez aprobado el fármaco, todo el contenido que se desarrolle en relación con su uso también tiene que estar dentro de las directrices prescritas.

La Solicitud de Nuevo Medicamento (NDA) de la FDA sigue el formato de Documento Técnico Común, que se divide en cinco módulos que combinan estudios clínicos, un resumen no clínico y varios informes de estudios. Un usuario de Quora ofrece algunas ideas en el proceso (a la vez que se sugiere que se podría tardar medio año en redactar el NDA desde cero, aunque esto no es prácticamente así).

2. Redacción de subvenciones/solicitud de financiación (ONG sanitarias)

Las organizaciones sin ánimo de lucro, las gubernamentales y las ONG dependen de excelentes redactores para conseguir fondos y subvenciones. Un redactor médico puede ayudar a una organización sanitaria sin ánimo de lucro de dos maneras: una, elaborando una propuesta de subvención o una solicitud de financiación, y dos, consolidando toda la información en un informe trimestral/anual para registrar los progresos. Los organismos más pequeños y las organizaciones sin ánimo de lucro suelen tener fondos limitados para trabajar, y puede que no puedan permitirse un redactor médico interno a tiempo completo. Contratar a un redactor médico autónomo les ayuda a ahorrar recursos y a la vez a externalizar su trabajo a un especialista. Recientemente, una organización sanitaria nacional de Estados Unidos contrató a un redactor autónomo para Kolabtree para elaborar un informe anual bien citado que pudiera presentarse al Congreso y a los organismos federales para influir en un cambio de la política sanitaria. El autor, especialista en epidemiología y escritura técnicaEl equipo de la empresa, que se encargó de elaborar un informe exhaustivo a partir de varias fuentes, costó una fracción de lo que podría costar contratar a un redactor médico en plantilla.

3. Publicación de trabajos de investigación 

Los científicos, los investigadores y las personas que se dedican al desarrollo de productos o a la I+D están constantemente innovando y proponiendo nuevas técnicas, métodos, dispositivos y medicamentos. Estas investigaciones se publican en revistas académicas o se presentan en conferencias. Sin embargo, publicar en una revista de calidad no es tarea fácil: la investigación tiene que ser recopilada, analizada, revisada y preparada según el formato requerido. Las tasas de éxito también son bajas: Naturalezapor ejemplo, sólo publica unos 8% de los 200 trabajos que se presentan cada semana.

A estudiar en Investigación y opinión médica actualn de Woolley et al. afirma: "Por ejemplo, cuando los redactores médicos profesionales ayudan a los autores a preparar los manuscritos, estos tienen menos probabilidades de ser retractados por mala conducta, se ajustan más a las directrices de las mejores prácticas de información y se aceptan más rápidamente para su publicación.

Presentar correctamente los datos de la investigación es algo con lo que muchos investigadores tienen dificultades. El apoyo de un redactor médico mejora sus posibilidades de ser publicados en una revista de renombre y acelera el proceso de presentación.

4. Redacción de contenidos 

La información errónea en la comunicación médica puede ser muy perjudicial no sólo para el fabricante o la organización, sino también para las distintas partes interesadas, incluidos los pacientes. Es imprescindible contratar a un redactor médico con la formación y experiencia adecuadas para su tarea. Los redactores médicos también ayudan a desarrollar material de marketing, promocional, de embalaje y educativo. Desde la redacción de contenidos para medicamentos con receta hasta el contenido de sitios web educativos, cada detalle debe ser absolutamente correcto. Cuando contrata a un redactor de contenidos médicos, puede estar seguro de que ha encontrado a alguien que sabe deletrear otorrinolaringólogo y que puede tomar la decisión de utilizar "disco" o "disco deslizado", "cesárea" o "cesárea". 

Los redactores médicos trabajan de forma independiente o como parte de agencias, CRO y consultorías. Plataformas como Kolabtree ayudan a las organizaciones sanitarias a encontrar redactores y escritores médicos certificados con formación científica para desarrollar un trabajo de investigación, un informe o un protocolo de estudio clínico. La subcontratación de su tarea a un redactor médico profesional significa que no sólo tiene más horas al día para centrarse en las cosas importantes para usted, sino que también está más cerca de conseguir la aprobación de su producto, la publicación de su trabajo de investigación y la financiación de su proyecto.


Kolabtree ayuda a las empresas de todo el mundo a contratar expertos bajo demanda. Nuestros freelancers han ayudado a las empresas a publicar artículos de investigación, desarrollar productos, analizar datos y mucho más. Sólo se necesita un minuto para decirnos lo que necesita hacer y obtener presupuestos de expertos de forma gratuita.


Comparte.

Sobre el autor

Ramya Sriram gestiona los contenidos digitales y las comunicaciones en Kolabtree (kolabtree.com), la mayor plataforma de trabajo autónomo para científicos del mundo. Cuenta con más de una década de experiencia en edición, publicidad y creación de contenidos digitales.

Dejar una respuesta

Expertos autónomos de confianza, listos para ayudarle con su proyecto


La mayor plataforma mundial de científicos autónomos  

No gracias, no estoy buscando contratar en este momento